martes, 12 de abril de 2011

El Adonis (nuevo vecino 2)

Unos minutos más tarde, cuando salía yo por la puerta para ir a currar, seguía oyéndose el trasiego de la mudanza en las escaleras. Estaba echando la llave cuando oí a mis espaldas una voz masculina: “Hola...”  Me giré, y lo que me encontré fue... tremendísima aparición.

Un auténtico adonis se erguía ante mí; musculado en su punto justo, con una camiseta de tirantes blanca, todo él brillando y refulgiendo por el sudor... y guapo el jodío hasta decir basta. Como para mostrar su gran potencia muscular, llevaba una bombona de butano en cada mano como el que no quiere la cosa, y no se le ocurrió soltarlas en todo el rato que estuvo hablando conmigo -me gustaría pensar que estaban vacías.


 -Oye –me preguntó como si no fuera la encarnación de un dios griego- ¿a ti te han robado?
-¿¿Cómooo??
-¿No te han robado a ti, anoche?
-Nooo... no me han robado, ¿por qué? –le pregunté más que extrañada.
-Porque me han dicho que habían robado en la casa de alguien.
-Ah, pues no, a mí no...
-No roban aquí, ¿no? (¿cuántas veces se puede decir “no” en una primera conversación de escalera? Pues aún iba a haber una más.)
-Hombre, pues que yo sepa no. ¿Qué eres, el nuevo vecino? -le pregunté sonriente y arrebolada.
-Sí –sonrisa profidén con chispita de brillo en un diente... ¡ching!
-Bueno, yo me llamo Laura, ¿Cómo te llamas tú?
-Hugo

Así que el adonis se llama Hugo. Dudé de si darle los dos besos de rigor, pero estando como estaba tan sudoroso, y con una bombona colgando de cada brazo, no me pareció lo más indicado. Lo que sí hice fue regresar a la realidad más... mundana, y comentarle la gotera que las obras habían hecho en el techo de mi cocina y baño, interesándome amablemente sobre cuándo se pondría remedio a tan peliagudo asunto.

-Ah, bueno, pero eso lo tienes que hablar con el  dueño; un chico delgado que verás por aquí.
-Vale, muy bien, pero coméntaselo, si te parece- le dije con una sonrisa probablemente bobalicona.

Y bueno, intercambiamos unas pocas frases más y nos despedimos.

Mientras sacaba mi bici del patio pensaba que menudo pimpollo reventón que me había tocado por vecino, a la vez que comenzaba a especular sobre las nuevas líneas de investigación que las últimas conversaciones con el vecindario habían abierto ante mi: ¿Estaría mi tocaya llorando porque le habían robado a ella? ¿Vivirán el adonis y el chico delgado en el apartamento-ático? ¿Serán pareja, pues? Todo un mundo de incógnitas y posibilidades se abre en mi escalera.

14 comentarios:

  1. ;D
    esperando nuevas entregas y resultados de tus pesquisas.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que yo me lo he leido seguidito, si no no aguanto el suspenes
    ¡Jamía, que suerte! si vieras a mis vecinos... el más joven creo que tiene 80... no está mal xDD

    ResponderEliminar
  3. ¡SUSPENSE, QUISE DECIR SUSPENSE! ¡¡en que estaría yo pensando!! :S

    ResponderEliminar
  4. Vendrán Davidiego, vendrán. Aunque tú y yo no quisiéramos... siempre vienen XD

    Naray, qué te voy a decir; estoy encantaíta

    (Así que "suspenes"... haztelo ver, anda :D)

    ResponderEliminar
  5. Pues mira que yo no le deseo mal a casi nadie, pero me ha venido fenomenal que no hayas podido escribir nada hasta ayer; hoy ha sido el primer día desde el 24 de marzo que he podido entrar al blog.
    El vecinito está estupendo; si en un mes no le encuentras ningún defecto, te puede plantear alquilar tu casa cuando estés de vacaciones. Puedes colgar el anuncio en alguna web de solteros.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy Hugo (el vecino), soy gay...

    ResponderEliminar
  7. Amig@s, por fin ha llegado la primavera a Lauridianas.

    ResponderEliminar
  8. @Alicia: Qué sincronía llevamos entonces, ¿no?
    El vecinito está de toma pan y moja, pero la foto no es suya, eso lo sabes, ¿no? Aunque allá allá se anda.

    Hugo Boss, el Adonis tiene todas las pintas de ser gay, efectivamente. Pero para alegrarme la vista de vez en cuando lo mismo me da, la verdad.

    ¡Pacopepe, que te conozco por tus comentarios, aunque no dejes pista ni ná de ná! ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Oé, oé oé oeeeeeé!!! ¡Viva el bombonero!

    Creo que voy a tener que ir a verte más a menudo, que te tengo muy descuidada y la amistad y eso...

    8D

    Naray, de cabeza al top de lapsus insignes :D

    ResponderEliminar
  10. El asunto es cuestion de pequeños detalles. El tal Hugo te miró de refilón las tetas un par de veces al menos? En caso contrario es gay, lo cual efectivamente no quita para que te alegre la vista...

    ResponderEliminar
  11. Huy, no te podría decir dónde estaba mirando él, porque yo no le estaba mirando a la cara... ;)

    ResponderEliminar
  12. este blog es muy aburrido y una porqueria y como se nota que la foto del cachas es falsa era la foto y la has puesto lo naranja.

    ResponderEliminar
  13. ¿Tú estás tonto, o estás tonto? XD

    ResponderEliminar
  14. Me encanta tu blog, especialmente este comentario del adonis... te dejo algo más sobre adonis a ver que os parece

    http://delrevesporlascosas.blogspot.com.es/2013/07/la-teoria-de-los-zapatos-y-la-alerta-de.html

    ResponderEliminar